Erasmus en Tallinn (V): Paseo por el recinto amurallado

Una de las atracciones turísticas más llamativas de Tallinn (y por donde me encanta salir a pasear) es su recinto amurallado, cuyo origen se remonta al siglo XIV. Aunque ya existía una fortificación de madera durante el siglo XIII, la muralla actual comenzó a erigirse en 1310 ante el peligro de amenazas extranjeras. A medida que la ciudad crecía, también lo hacían sus muros, que alcanzaron su aspecto definitivo a mediados del siglo XVI. Llegó a tener una longitud de 2,35 kilómetros y a contar con 46 torres (hoy en día se conservan 1,9 km y 26 torres, siendo uno de los recintos amurallados mejor conservados de Europa). En la actualidad, se han habilitado varios tramos para su tránsito a través de corredores de madera, mientras que algunas torres sirven como museos o cafeterías.

Nuestro paseo por la muralla de Tallinn comienza en la ‘Gran Puerta Marítima‘ (Suur Rannavärava). Esta entrada al Vanalinn cuenta con uno los símbolos de la capital de Estonia: la torre ‘Margarita la Gorda’ (Paks Margareeta), bautizada así por su peculiar diámetro de 24 metros y sus muros de 6,5 metros de grosor. Fue construida como torre de defensa en línea horizontal, aunque durante los siglos posteriores ha sido utilizada como almacén, cuartel y calabozo. Actualmente, funciona como Museo Marítimo.

DSC_0363
Gran Puerta Marítima
DSC_0375
Margarita la Gorda

Si continuamos bordeando la muralla, nos encontramos con uno de los tramos de muralla mejor conservados formado por  la ‘Torre detrás de Grusbeke‘ (Grusbeke-taguna torn), la ‘Torre Epping’ (Eppingi torn), la ‘Torre de la Placa‘ (Plate torn), la ‘Torre de la Cuerda‘ (Koismae torn) y la ‘Torre Loewenschede‘ (Loewenschede torn). También se encuentra el pasaje debajo de la ‘Torre de la Bandera’ (Lippe torn) que fue destruida. Esta pequeña entrada nos permite ver las dos caras de la muralla: el interior, que da a una estrecha callejuela, y el exterior, que da a un extenso parque (Toompark).

DSC_0340
(Izda. a dcha.) Torre detrás de Grusbeke, Torre Epping, Torre de la Placa y Torre de la Cuerda
DSC_0382
Torre Epping
DSC_0403
Interior de la muralla
DSC_0405
Interior de la muralla
DSC_0424
Pasaje debajo de la Torre de la Bandera
DSC_0434
Torre Loewenschede

A continuación llegamos a la Puerta del Monasterio (Kloostrivärav), una puerta de estilo neogótico, construida a finales del siglo XIX para favorecer el tráfico entre la Torre de la Monja (Nunnadetagune torn) y la Torre de la Sauna (Sauna torn). Estas torres formaban parte del convento Mihkli, de la Orden Cisterciense, para mujeres nobles.

DSC_0444
Puerta del Monasterio y Torre de la Monja
DSC_0555
Interior de la muralla

Próximo a la catedral de Alejandro Nevski, se encuentra el jardín del Rey Danés, llamado así porque se considera que en esa ubicación nació la bandera danesa. Según la leyenda, las tropas danesas dirigidas por el rey Valdemar II estaban a punto de rendirse en su intento de conquistar Toompea cuando, de pronto, una bandera roja con una cruz blanca cayó del cielo. Los daneses, interpretando este suceso como una señal divina, continuaron batallando hasta alcanzar la victoria. Este episodio se recuerda y celebra, cada año, el 15 de junio. En este jardín, se encuentran dos torres de la muralla: la Torre de las Caballerizas (Tallitorn) y la Torre de las Doncellas (Neitsitorn), llamada así de forma irónica, al haber sido empleada como cárcel para prostitutas.

DSC_0465
Jardín del Rey Danés
DSC_0477
Exterior del Jardín del Rey Danés (Kiek in de Kök al fondo)
DSC_0476
Torre de las Doncellas

Junto al jardín del Rey Danés se encuentra una de las torres más famosas de Tallinn. Se trata de Kiek in de Kök, que llegó a ser la atalaya más poderosa de toda la costa del mar Báltico. Frente a la defensa horizontal de Margarita la Gorda, Kiek in de Kök representa la defensa vertical gracias a sus 38 metros de altura. La traducción literal del nombre es ‘Mirada a la cocina’ porque, desde la plataforma superior de la torre, los soldados podían ver las cocinas de las viviendas de la ciudad. La torre jugó un gran papel durante la Guerra de Livonia, testigo de ello son las huellas de los cañonazos que todavía pueden percibirse en sus muros. Actualmente, es la sede de un museo dedicado a la historia de Tallinn.

DSC_0582
Kiek in de Kök

Nuestro pequeño tour por las murallas concluye en uno de los puntos de encuentro más concurridos de Tallinn. Se trata de las Puertas Viru, también conocidas como ‘las puertas del tiempo’ ya que conducen a la parte histórica de la ciudad. A día de hoy, se conservan parcialmente puesto que, en 1880, se derribó parte de la puerta para dejar más espacio al tráfico, manteniendo las dos torres.

DSC_0506
Puertas Viru

Cada vez que me sumerjo en la historia de esta ciudad, más me fascina. La variedad de épocas que conviven en el casco histórico convierten a Tallinn en un sitio único que merece la pena visitar. Nos vemos pronto, ¡hasta la próxima!

Un comentario en “Erasmus en Tallinn (V): Paseo por el recinto amurallado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s